martes, 7 de octubre de 2008

INTELIGENCIA PARA CONOCER "NUESTROS LÍMITES"


En todos los cursos de Escuela de Madres y Padres, en todas las charlas que las Asociaciones Escolares organizan ofreciendo orientación para las familias, hoy en día resulta obligatorio incluir un apartado "importante" en el que se nos den pistas que nos ayuden a inculcar a nuestra criaturas la idea de que deben respetar ciertos límites. Cada vez son más los libros especializados que tratan el tema con claridad y lo que es más importante, dando un ejemplo para cada idea y un remedio para cada situación (ya veo las caras de algunas personas entre ilusionadas y sorprendidas, tras leer esto, preguntando: pero, ¡¿existen esos libros?! ¡¿dónde?!). Qué maravilla ,¿verdad?
Pero como siempre, ante cada aspecto importante que se nos presenta en la apasionante aventura de acompañar en el proceso de crecimiento personal de una persona (nuestra hija o nuestro hijo)que es la educación, siempre nos aparece repetitiva y obstinada la idea de que educamos con el ejemplo y de que nuestro comportamiento influye en su comportamiento. Eso nos lleva a preguntarnos:¿y nuestros límites? ¿Sabemos cuáles son?
Visitando por la red blogs de poesía he encontrado uno donde alguien había escrito en el apartado de los comentarios, una poesía de Jorge Luis Borges titulada "Carta a un amigo". Una poesía que para mucha gente es una maravilla porque capta perfectamente el sentimiento de amor gratuito que supone la amistad verdadera. Amor gratuito que conoce sus límites.
¿Hacemos un juego? Imaginemos que en lugar de "Carta a un amigo" fuera "a mi hija" o "a mi hijo". En ese caso,lo que Forges escribió, ¿valdría igual?. Vamos a verlo.

CARTA A UN AMIGO (carta a mi hija o a mi hijo)

No puedo darte soluciones
para todos los problemas de la vida,
ni tengo respuestas para tus dudas o temores,
pero puedo escucharte y buscarlas junto a ti.

No puedo cambiar tu pasado ni tu futuro.
Pero cuando me necesites, estaré allí.

No puedo evitar que tropieces.
Solamente puedo ofrecerte mi mano
para que te sujetes y no caigas.

Tus alegrías, tu triunfo y tus éxitos no son míos.
Pero disfruto sinceramente cuando te veo feliz.

No juzgo las decisiones que tomas en la vida.
Me limito a apoyarte,
a estimularte y a ayudarte si me lo pides.

No puedo impedir que te alejes de mí.
Pero sí puedo desearte lo mejor
y esperar a que vuelvas.

No puedo trazarte límites
dentro de los cuales debas actuar,
pero sí te ofrezco el espacio necesario para crecer.

No puedo evitar tus sufrimientos
cuando alguna pena te parte el corazón,
pero puedo llorar contigo
y recoger los pedazos para armarlo de nuevo.

No puedo decirte quién eres ni quién deberías ser.
Solamente puedo quererte como eres y ser tu amigo (tu madre o tu padre).

Jorge Luis Borges
Poemas De Amor

¿Qué tal? ¿Qué sensaciones nos produce leerlo desde esa perspectiva? ¿Qué nos hace sentir? ¿Qué sentimientos percibimos cuando nos dirigimos así a las personas que más nos importan?
Se admiten comentarios (animaos, esto sí es importante)

3 comentarios:

MANOLO dijo...

Hola, muy buena entrada, me agrada leer ese poema desde la perspectiva que lo pones, siempre es bueno conocer los límites y, aprovechando, te digo, que el video que agregas abajo de "los niños hacen, lo que ven", está tremendo, y qué razón tiene el título. Por eso, regresando a lo que tu pones en esta entrada, es necesario que aprendamos a conocer nuestros límites. Saludos!

P.D. Pondré ese video en mi blog, me agraó muchísimo. Gracias

Maite dijo...

Me ha encantado. He llegado por casualidad a este blog y llevo un buen rato leyendo cosas con las que me identifico. Así que comento aquí, pero podría comentar en otras tantas entradas. Todos tenemos límites. A veces son los mismos niños los que nos tienen que poner límites a nosotros, incluso, porque estamos traspasando los suyos.

Saludos,

maite

Luis dijo...

Hola Maite:
Repasando he visto tu entrada. Y de paso me he permitido darme una vueltecilla por tu blog. ¡Qué interesante! Me alegro que hayas compartido tu presencia aquí para permitirme enriquecer mi experiencia y la de las personas que visitan este blog.
Muchas gracias y hasta cuando quieras.
Un abrazo

Luis